Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 03 de mayo de 2011   |  Número 9
Acceda a nuestra hemeroteca
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA
BENIGNO BLANCO, PRESIDENTE DEL FORO ESPAÑOL DE LA FAMILIA
“Limitar la objeción de conciencia es antidemocrático”
No comprende que se hagan registros de médicos que no están dispuestos a practicar abortos

Ricardo Martínez Platel. Málaga
El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ha asegurado en unas jornadas de Bioética celebradas en el Colegio de Médicos de Málaga que “la ley del aborto supone un intento, que no tiene precedentes en Europa, de imponer en el sistema sanitario una perspectiva ideológica muy concreta, que es la perspectiva ideológica de género. En virtud de la misma, quiere convertir prácticas como el aborto en un derecho fundamental de la mujer”.

Benigno Blanco, presidente del Foro Español
de la Familia.

Cuando dicha ley hace referencia a la objeción de conciencia pone una serie de límites, porque “al concebir el aborto como un derecho fundamental, parece que la objeción de conciencia es negarse a un derecho fundamental que es el problema que se ha planteado con el auto de medidas cautelares que se ha dictado en Málaga en el caso del médico de primaria que quería objetar a facilitar información para abortar”.

Benigno Blanco ha recordado que “hay sentencias en España que admiten la objeción de conciencia frente al aborto hasta de un celador, concretamente en Asturias”. Para el presidente del Foro Español de la Familia “la conciencia de las personas es un valor democrático” y ha mostrado su preocupación porque “en España la objeción de conciencia no está regulada por ninguna ley, según la doctrina del Tribunal Constitucional”. Blanco se sorprende al “ver cómo está creciendo la fobia a la objeción de conciencia en la Sanidad, sobre todo en algunas administraciones autonómicas como por ejemplo la andaluza, que es profundamente antidemocrática. Se intenta poner límites y se mira con recelo”. Tampoco entiende la idea de crear un registro de médicos objetores, ya que “deberían inscribirse en esas listas los que están dispuestos a realizar un aborto”.

Blanco opina que “el derecho a la objeción de conciencia es un arma de defensa frente al totalitarismo que las democracias occidentales han ido asentando desde la Segunda Guerra Mundial y que actualmente está incorporada a la Constitución Europa. Resulta por ello muy preocupante los síntomas de retroceso en el respeto a este derecho que se perciben en los últimos años. Como pone de manifiesto la incomprensión de jurisprudencia del Tribunal Supremo respecto a educación para la ciudadanía y las previsiones inconstitucionales de la nueva ley del aborto en esta materia”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com