Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
17 de enero de 2011
Los cirujanos se constituyen en garantes de la actuación de sus auxiliares
Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid núm. 6/2011 (Sección 13ª)

La Sección 13ª de la Audiencia Provincial de Madrid en resolución de fecha 17 de Enero de 2011, ha revocado parcialmente la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 71 de Madrid que condenaba a un doctor, a su aseguradora y a un Colegio Profesional a abonar la cantidad de 41.058,82 € a un paciente por el olvido de una gasa en el abdomen del mismo tras una intervención quirúrgica, absolviendo al Colegio Profesional de responsabilidad en los hechos por no tener legitimación procesal, y confirmando la condena del facultativo y de su aseguradora.

El día 24 de Marzo de 2004, el paciente fue sometido a una intervención quirúrgica de apendicectomía por el doctor demandado, tras ser remitido desde otro centro hospitalario por fuertes dolores abdominales.

Tras la operación el paciente continuó con malestar general, acudiendo varias veces a urgencias refiriendo dolor abdominal, vómitos, deposiciones líquidas y fiebre de forma ocasional. Síntomas que fueron diagnosticados por el facultativo condenado de gastroenteritis. Finalmente fue de nuevo intervenido el día 16 de Marzo de 2005, en otro centro sanitario y por otro facultativo distinto, mediante laparoscopia, extrayéndole una gasa quirúrgica procedente de la intervención anterior. No obstante, el paciente se sometió a otra operación el día 28 de Agosto de 2006 por suboclusión/obstrucción intestinal, encontrando una brida que extraen emulaba asa de íleon.

De la prueba practicada en el procedimiento quedó acreditado que el recuento de las gasas correspondía a la enfermera, pero, en palabras de la Sala “ello no exonera de responsabilidad al cirujano que, además de ser el responsable del equipo quirúrgico (….) debe intervenir en el segundo recuento de los utensilios antes de comenzar la intervención quirúrgica, y puede también hacerlo en el tercer recuento ayudando al instrumentista en el denominado recuento de campo y, finalmente debe ser informado de que el cuarto recuento o recuento final ha sido correcto, lo que difícilmente pudo suceder en el caso de autos si, según se ha expuesto, la hoja de quirófano de enfermería únicamente consignó como completo el recuento de compresas”.

Por lo que respecta al Colegio Profesional a través del cual accedió el paciente a los servicios médicos prestados por el cirujano condenado, la Sala consideró que la relación jurídica existente entre dicho colegio y los colegiados goza de naturaleza contractual y que, mediante la misma el colegio cubre el precio de las prestaciones médicas, limitadas a los profesionales y a las actuaciones realizadas en los centros concertados, mediante la autofinanciación, que a su vez obtiene por medio de las cuotas que factura a los colegiados suscritos a dicho servicio médico, considerando que no puede equipararse la función de los Colegios Profesionales con las entidades aseguradoras y que la relación existente entre el colegio y el cirujano demandado no es de dependencia. Tampoco, según la Sala, puede condenarse al Colegio Profesional en virtud de la legislación protectora de los consumidores y usuarios por cuanto lo que se imputa en el presente litigio es el incumplimiento de la lex artis y no su función organizativa ni la defectuosa prestación de los servicios sanitarios.

Por todo ello, la Sala consideró que el Colegio Profesional carecía de la legitimación pasiva necesaria para ser parte en el proceso, absolviéndole de las pretensiones indemnizatorias formuladas por el paciente.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid núm. 6/2011 (Sección 13ª), de 17 de enero de 2011.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com