Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 10 de octubre de 2011   |  Número 18
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
Auto del Juzgado de Instrucción 1ª Instancia nº 36 de Madrid de 1 de Julio de 2011
Los delitos imprudentes solo resultan punibles cuando producen un resultado de lesión

El Juzgado de Instrucción nº 36 de Madrid ha archivado la denuncia interpuesta por una paciente frente a un odontólogo por las supuestas secuelas sufridas tras la realización de varias endodoncias.

La paciente acudió a la consulta del odontólogo aquejada de dolor en el segundo y tercer cuadrante, y tras la realización del oportuno diagnóstico a través de diferentes pruebas radiológicas, se observaron afecciones pulpares, prótesis largas, y puntos oclusales altos, procediendo el odontólogo a la realización de diversas exodoncias, una endodoncia, obturación de una pieza, puentes de porcelana y prótesis removible superior.

La denuncia interpuesta por la paciente fundamentaba sus alegaciones en que tras el tratamiento efectuado sufría de especial sensibilidad en algunas piezas, disconformidad con la estética de la prótesis y mala articulación de los dientes.

De las Diligencias practicadas, especialmente del Informe Médico Forense se concluye que, si bien el resultado estético y de las articulaciones no es el más adecuado, el tratamiento al que fue sometida la paciente no le ha originado lesiones.

El Juez Instructor de la causa recuerda que en lo que respecta al resultado de lesión de un bien jurídico en nuestro Código Penal, los delitos imprudentes solo resultan punibles cuando producen un resultado de lesión. La exigencia de resultado en los delitos imprudentes cumple una función político – criminal de garantía de seguridad de que la conducta constituye la infracción de una norma de cuidado, aunque ello no siempre ocurre, pues el resultado puede ser, a falta de otras pruebas, la mejor y más objetiva demostración de que la conducta del sujeto es imprudente.

Por lo anterior, y de conformidad con el Informe Médico Forense se ha procedido al Archivo de la causa, puesto que en la conducta realizada por el odontólogo no concurren ninguno de los elementos debidos de voluntariedad o de omisión de la diligencia debida, y ser el hecho denunciado constitutivo de ilícito penal.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com