Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 26 de septiembre de 2011   |  Número 17
Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
COMO EL DOCUMENTO DE VOLUNTADES ANTICIPADAS
Los familiares de enfermos de alzheimer deben tener en cuenta conceptos legales que afectan a la convivencia
Ante los primeros síntomas de la enfermedad, es aconsejable visitar a abogados y notarios para conocer las distintas opciones que se plantean

Redacción. Madrid
Expertos de la Fundación Lex Nova recuerdan, con motivo del día mundial del Alzheimer, que los familiares de las personas con esta enfermedad tienen que tener en cuenta una serie de cuestiones legales que afectan a la convivencia familiar.

Según la fundación, ante los primeros síntomas de la enfermedad, es aconsejable visitar a abogados y notarios para conocer las distintas opciones que se plantean. Además, recuerda que la Ley de Dependencia configura el derecho a la atención de las personas en situación de dependencia como un nuevo derecho de ciudadanía.

Los expertos ven oportuno aclarar el concepto "contrato de renta vitalicia" que, según explican, se trata de la cesión de la propiedad de uno o varios bienes (muebles o inmuebles) a cambio de una pensión hasta el fallecimiento. La cesión puede realizarse a una o varias personas, ya sean personas físicas (familiares, amigos, etcétera) o jurídicas (entidades o instituciones públicas o privadas). En cualquier caso, la persona que recibe esos bienes se compromete a realizar los pagos en la forma acordada, de tal manera que si no pudiera cumplir con los mismos, estará obligada a devolver el bien o a abonar una indemnización.

De igual manera, con el contrato de alimentos la persona mayor puede ceder a otra persona un bien o un derecho de su propiedad a cambio de vivienda, manutención y asistencia durante su vida. Al igual que la modalidad anterior, la cesión puede realizarse a una o varias personas, tanto físicas como jurídicas. En caso de incumplimiento, el "mayor" será quien decida si exige el cumplimiento de lo pactado o la anulación del contrato, recuperando así la propiedad del capital.

Por su parte, en el caso de la hipoteca inversa o pensión hipotecaria, el propietario de un inmueble constituye sobre él una hipoteca y a cambio recibe un dinero en concepto de préstamo, por el tiempo fijado con la entidad financiera. Cuando la persona mayor propietaria del inmueble fallece, sus herederos pueden pagar la deuda generada y recibir el inmueble, o bien optar por la venta del inmueble, y recibir la diferencia entre el precio de venta y el préstamo recibido.

Otro de los conceptos que los expertos creen necesario destacar es la declaración de incapacitación que protege a la persona mayor en futuras tomas de decisiones. Corresponde a los familiares del enfermo promover declaración de incapacidad, con la intervención de un abogado y un procurador. Asimismo, hacen hincapié en la autotutela. La persona mayor designa a otra persona como tutor, y deja a su cargo su cuidado y la administración de sus bienes en caso de incapacitación. La decisión final del tutor será tomada por un juez, respetando las preferencias de la persona. Pueden ser tutor las personas físicas y las entidades públicas o privadas que no tengan ánimo de lucro y entre cuyos fines figuren la protección de los menores e incapacitados.

En lo relativo a los poderes preventivos, una persona con plena capacidad de obrar puede transferir poder a otra u otras personas para que gestionen y dispongan de su patrimonio. Sólo podrán otorgar el poder preventivo las personas que estén en pleno uso de sus facultades mentales. El poder preventivo debe constar en escritura pública otorgada ante notario, y debe especificar las facultades del apoderado y sus límites y ámbitos de actuación.

Por otra parte, el documento de voluntades anticipadas o testamento vital consiste en un documento en el que una persona con plena capacidad de obrar manifiesta de forma anticipada sus deseos respecto a ciertas intervenciones médicas, para que sean cumplidos cuando se encuentre imposibilitada para manifestar su voluntad. Se podrá decidir qué tratamientos recibir, las situaciones en las que esta voluntad ha de tenerse en cuenta o limitar las actuaciones médicas. El testamento vital puede realizarse ante testigos mayores edad y plena capacidad, no vinculados ni familiar ni patrimonialmente, o bien otorgarse ante notario.

Por último, el testamento recoge la voluntad de toda persona en cuanto al destino de sus bienes. Se debe realizar ante notario, y es un documento modificable en cualquier momento, siempre que se dispongan de plenas capacidades. Pese a existir libertad a la hora de elegir a los beneficiarios, y salvo excepciones, se debe incluir obligatoriamente a los denominados herederos forzosos, es decir, hijos, padres y cónyuges.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com