Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
REALIZARON LA PRUEBA MÁS FIABLE QUE EXISTÍA
Los protocolos de 2002 no exigían la realización de un triple cribado para detectar síndrome de Down
El Supremo desestima un recurso de unificación de doctrina porque los argumentos eran “meras afirmaciones genéricas”
 

Ricardo Martínez Platel
La Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo ha inadmitido un recurso de casación para la unificación de doctrina, contra una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el que reclamaban una indemnización por daños y perjuicios por la atención sanitaria recibida en el curso del embarazo de una mujer en el Centro de Salud de Aguacate y en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, por no haberse detectado que la hija nacería con síndrome de Down.

Tribunal Supremo.

La representación de la familia de la niña aseguraba que otras sentencias han tratado asuntos idénticos, en cuyo caso los tribunales decidieron estimar las pretensiones y con la indemnización recibida mejorar la calidad de vida del menor nacido, por el hecho de no informar a la madre de la posibilidad de la realización de la prueba del triple screening o triple cribaje en embarazos de riesgo, cuando la madre es mayor de 35 años, lo que supone una negligencia profesional al escatimarse información y medios a la gestante.

Sin embargo, el fallo del Supremo refleja que no se expone cual es la infracción legal que se imputa a la sentencia recurrida al fundar el recurso interpuesto en que no se informó a la madre de la posibilidad de la realización de la prueba del triple screening, pero sin indicar norma o precepto legal alguno que se considera infringido en la sentencia. También señala que la argumentación no debe basarse en “meras afirmaciones genéricas de esos presupuestos que concurren en el caso”.

La sentencia expone que en el recurso para la unificación de doctrina es tan importante razonar con precisión las identidades cuya concurrencia exigen los artículos 96.1 y 97.1 (presupuestos de admisión) como la identidad de doctrina (cuestión de fondo). Sin la concurrencia de esas identidades sustanciales en los hechos, en los fundamentos y en las pretensiones, no procede entrar en la contradicción de la doctrina.

Además según el informe de un perito, en el año 2001-2002, la técnica del cribado que se le aplicó a la mujer era la más fiable en esas fechas, ya que “poseía una sensibilidad de la combinación de edad materna con el triple screening del segundo trimestre que llegaba al 65 por ciento. Y los protocolos de la SEGO no exigían la realización del triple cribado aludido en la demanda.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com