Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de noviembre de 2011   |  Número 21
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
PRESENTACIÓN DE UNA GUÍA ELABORADA POR LA OMC Y SECPAL
“Los que impiden la sedación paliativa colaboran para que se instale la eutanasia”
Rodríguez Sendín considera que hay gente que se opone por “falta de formación, miedo o ignorancia”

Ricardo Martínez Platel / Imagen Pablo Eguizábal y Adrián Conde. Madrid
La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) han presentado un documento que pretende servir de guía para la buena praxis y correcta aplicación de la sedación paliativa. El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha indicado que “la mejor manera de luchar contra la eutanasia es la sedación paliativa, con la que se intenta que ningún enfermo sufra innecesariamente al final de la vida”.

Rodríguez Sendín cree que la sedación paliativa es la mejor manera de luchar contra la eutanasia.

Rodríguez Sendín, ha asegurado que “muchos pacientes mueren con dolor, ansiedad y sin el apoyo emocional necesario”. Por esta razón, los médicos quieren “convertir la sedación en la agonía en una práctica de uso cotidiano, si cumple los requisitos de buena praxis”. El presidente de la OMC ha afirmado que “los que impiden que estas prácticas adquieran el rango de normales y se practiquen como tales son los mejores colaboradores para que un día la eutanasia se instale en España”.

Según Rodríguez Sendín, “los que están facilitando el deseo de parte de nuestra sociedad de que se regule la eutanasia son aquellos que abandonan a los moribundos y no les dan los cuidados y tratamientos disponibles por falta de formación, miedo o ignorancia”.

Por su parte, Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología, ha señalado que “el 20 por ciento de los enfermos al final de la vida presentan síntomas refractarios a los tratamientos disponibles y la única manera de poder ayudar es disminuyendo el nivel de consciencia”. Las indicaciones más frecuentes de sedación son las situaciones extremas de delirium hiperactivo, nauseas o vómitos, disnea, dolor, hemorragia masiva y ansiedad o pánico, “siempre que no hayan respondido a los tratamientos indicados y aplicados correctamente durante un tiempo razonable”.

Javier Rocafort, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), ha explicado que es un proceso que afecta a casi un millón de personas en España, entre enfermos y familiares, por lo que “la necesidad de sedar a un enfermo en fase terminal obliga al médico a evaluar los tratamientos que hasta entonces ha recibido el paciente” y ha añadido que “no es aceptable la sedación ante síntomas difíciles de controlar, cuando éstos no han demostrado su condición de refractarios”.

Actualmente, la sedación se ha de considerar como un tratamiento adecuado para aquellos enfermos que son presa de sufrimientos intolerables y no han respondido a los tratamientos adecuados. Desde el punto de vista de la ética y deontología médica, la guía establece una clara diferencia entre sedación paliativa y eutanasia, “la frontera entre ambas se encuentra en la intención, en el procedimiento empleado, y en el resultado. En la sedación se busca disminuir el nivel de conciencia, con la dosis mínima necesaria de fármacos, para evitar que el paciente perciba el síntoma refractario. En la eutanasia se busca deliberadamente la muerte anticipada tras la administración de fármacos a dosis letales, para terminar con el sufrimiento del paciente”.

Respecto al proyecto de ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida, que debido al adelanto electoral ha quedado paralizado, Rocafort ha mostrado su tristeza porque no haya salido adelante y espera que se retome tras el 20 de noviembre. Sobre esta norma, Rodríguez Sendin, ha reprochado a los políticos que “no han sabido o no ha podido dar una respuesta satisfactoria”, por lo que con esta guía pretenden “dar una respuesta más a los compromisos de la profesión y, en definitiva, conseguir que ningún paciente desee morir por falta suficiente de atención y asistencia”. Por su parte, Gómez Sancho se ha mostrado a favor de retomar el proyecto legislativo, “siempre que escuchen a los médicos”.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com