Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 19 de noviembre de 2012   |  Número 36
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
es necesario acreditar el incumplimiento de la lex artis
No basta con constatar el origen intrahospitalario de una infección para acreditar la responsabilidad de la Administración
El fallo señala que hubo consentimiento informado a lo largo de las intervenciones que soportó el paciente

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación de un paciente al considerar que no es suficiente con constatar el origen intrahospitalario de una infección para concluir la reprochabilidad de la sepsis al funcionamiento del servicio hospitalario, sino que para que pueda nacer la responsabilidad de la Administración, es necesario acreditar el incumplimiento del estándar, que permite el estado del conocimiento, para detectar la presencia del elemento causante de la infección.

Aunque se acepte que las secuelas padecidas tuvieran su causa en la intervención quirúrgica, si ésta se realizó correctamente y de acuerdo con el estado del saber, siendo también resuelta la incidencia posoperatoria, se está ante una lesión que no constituye un daño antijurídico.

El alto tribunal recuerda que la responsabilidad de la Administración sanitaria constituye la lógica consecuencia que caracteriza al servicio público como prestador de medios, pero no como garantizador de resultados. Por tanto, lo que es exigible es la aportación de todos los medios que la ciencia en el momento actual pone al servicio de la medicina.

Además, el fallo señala que hubo consentimiento informado a lo largo de los diversos episodios en los que se desarrolló el proceso de las intervenciones que soportó el paciente en su extremidad inferior izquierda y que finalmente concluyó con la amputación parcial de la misma. De esta manera, la sentencia reconoce que queda acreditada la existencia de una infección nosocomial, por haber sido contraída en un centro de atención hospitalaria, aunque no cabe concluir la responsabilidad del titular del hospital, al requerirse la justificación de que los órganos sanitarios no actuaron conforme a la lex artis.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com