Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 24 de octubre de 2011   |  Número 19
Acceda a nuestra hemeroteca
XVIII CONGRESO NACIONAL DE DERECHO SANITARIO
MESA SOBRE LOS DERECHOS DE INFORMACIÓN Y AUTONOMÍA DE LOS PACIENTES
“Sólo el diálogo médico-paciente permite aplicar la norma sin que se convierta en fuente de conflicto”
Guerrero Zaplana cree que “no es posible implantar el derecho a la información mediante imposiciones normativas”

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La evolución de la relación médico-paciente ha propiciado que se haya pasado de una "medicina paternalista", en la que la opinión del facultativo era la que se imponía, a un periodo en el que lo que prevalece es la autonomía de los pacientes para tomar sus propias decisiones. Hoy en día, el derecho de éstos a decidir sobre su cuerpo parece incuestionable.

De izquierda a derecha: Joan Monés, miembro de la Comisión Central de Deontología de la OMC; Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España; Ricardo de Lorenzo, presidente de la AEDS; Sergio Romeo, profesor de Derecho de la Universidad de Las Palmas; David Larios, presidente del Comité de Ética de Castilla-La Mancha y José Guerrero Zaplana, magistrado de la Audiencia Nacional.

José Guerrero Zaplana, magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, ha explicado, en una mesa redonda sobre derechos de información y autonomía de los pacientes, celebrada en el XVIII Congreso Nacional de Derecho Sanitario, que "no es posible implantar el derecho a la información mediante imposiciones normativas" y que "sólo el diálogo permanente entre el médico y sus pacientes permite aplicar la norma sin que se convierta en fuente de conflicto".

El magistrado considera que no ofrecer al usuario una información adecuada supone una vulneración de la lex artis ad hoc, además de ser una exigencia ética, legalmente exigible, que ha de darse con tiempo suficiente para su asimilación, comprensible e independiente de que la actuación se desarrolle como se espera. Guerrero Zaplana se ha referido a una sentencia del Tribunal Constitucional, de 28 de marzo de 2011 (que fue objeto de debate en número 14 de la Publicación de Derecho Sanitario, de fecha 11 de julio), en la que estimaba el recurso de amparo interpuesto por un paciente al que no le informaron de los riesgos de un cateterismo y que a consecuencia de la operación perdió la movilidad del brazo derecho. Sobre este fallo, el juez considera que no va a cambiar nada, aunque ha reconocido que "si se abre la vía es peligroso, porque se genera una instancia más". José Guerrero cree que "el esquema de CI que teníamos asentado lo podemos seguir manteniendo, salvo que se inicie una avalancha de recursos en el Tribunal Constitucional".

Antonio Pedreira, magistrado del TSJ de Madrid, entre los asistentes.

David Larios, letrado de la Administración de la Seguridad Social y presidente del Comité de Ética de Castilla-La Mancha, ha expuesto que los límites de la autonomía del paciente son el ordenamiento jurídico, la urgencia vital, el catálogo de prestaciones, las limitaciones estructurales y organizativas de los centros, la lex artis y, en ocasiones, la autonomía profesional. Para Larios, la objeción de ciencia es "la negativa de base técnica de alguna actuación que tenga que realizar el médico", por lo que los profesionales deben tener presente que pueden tener "plena autonomía técnico y científica sin más límites que la ley y los códigos deontológicos".

Por su parte, Joan Monés, miembro de la Comisión Central de Deontología Médica de la OMC, opina que la información que se tiene que dar al paciente deber ser "comprensible, verídica, ponderada y prudente" y ha concluido que se deben evitar "documentos generalistas" y que todo debe quedar reflejado en la historia clínica.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com