Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 23 de enero de 2012   |  Número 25
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
Quedó embarazada tras una fallida ligadura de trompas
No hay condena cuando en una operación de medicina satisfactiva no se garantizan los resultados
El consentimiento informado reflejaba la existencia de un porcentaje de error

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de una paciente que tras someterse a una ligadura de trompas, volvió a quedarse embarazada. La mujer sostenía que no se le informó adecuadamente de esta posibilidad, a pesar de que consta el consentimiento informado que señala que, tras la citada intervención, existe un porcentaje de fallos de 0,4-0,6% de que se produzca una nueva gestación.

La recurrente dio a luz a su segundo hijo en 2002, practicándole parto por cesárea y al mismo tiempo oclusión tubárica bilateral (ligadura de trompas), utilizándose la técnica de Pomeroy, que es habitual en estos casos. En 2003 se quedó embarazada, dio a luz a comienzos de 2004 y se observó que la trompa derecha había sufrido una repermeabilización que motivó el fracaso de la esterilización.

La mujer insiste es que la causa del tercer embarazo fue la deficiente información suministrada. Sin embargo, la existencia del consentimiento informado demuestra que la demandante era consciente de la posibilidad de un fallo que podría determinar una nueva gestación. El Supremo recuerda que en el ámbito de la responsabilidad patrimonial sanitaria es causa de exclusión de la misma la observancia de la lex artis.

Este supuesto ocurre también en el ámbito de la medicina satisfactiva, ya que aunque no se alcance el resultado pretendido, si la actuación sanitaria ajustada a la praxis médica va acompañada de una información comprensible que incluye la veraz advertencia de que la satisfacción estética o funcional buscada no está plenamente garantizada.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com