Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 19 de noviembre de 2012   |  Número 36
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Valladolid (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 3ª) de 20 de Abril del 2012
No pudo concluirse una resección transuretral de próstata por la existencia de estenosis

La Sección 3ª del Tribunal Superior de Justicia ha desestima el Recurso interpuesto por un paciente contra la Administración, al considerar que la estenosis padecida debió de ser advertida previamente antes de proceder a la realización de una resección transuretral.

El paciente desde el año 2001 venía siendo tratado en la unidad de urología de prostatismo y discreta polaquiria con dificultad miccional inicial. El 11 de Abril de 2006 fue programada la realización de una resección transuretral de próstata. Dicha intervención no pudo concluirse por encontrarse una estenosis de uretra prostática que no se podía traspasar y se dio lugar a una falsa vía uretral por debajo del verum, obligando a la colocación de un drenaje suprapúbico. Con posterioridad, fue objeto de diversos tratamientos y actuaciones médicas, efectuándose el 27 de Abril de 2006 una uretrotomía interna endoscópica con colocación de sonda.
La Sala expone que la determinación de si la estenosis debió o no ser determinada previamente a la realización de la cirugía que se pretendía, es vista con distinta percepción en los informes médicos que se aportan a los autos:

La inspección médica no respondió directamente a esta cuestión, al referirse exclusivamente a las exploraciones que debían de hacerse en el estudio de la hiperplasia benigna de próstata, indicando que se hicieron en el caso de autos en el año 2003. Y la flujometría y la ecografía renovesicoprostática se verificó en septiembre de 2004; y por esa lejanía en el tiempo, se entiende que existía responsabilidad.

El Perito propuesto por el demandante y paciente, depuso que no se determinó previamente la estenosis y ello constituye, a su juicio, un claro y evidente déficit asistencial, pues hubiera debido hacerse una cistografía o una ecografía transrectal.

Por el contrario, para el Perito de la parte demandante, ninguna de esas vías de exploración eran adecuadas para determinar si existía o no la estenosis. Para este Perito, la mejor técnica para apreciar la estenosis uretral, aunque sea la más agresiva, era la calibración uretral, y esta prueba se llevó a cabo el 17.09.2005, pasando una sonda del calibre 18 Ch.

Otro perito del servicio de urología, también vinculó la calibración de la próstata a la posibilidad de llevar a cabo la propuesta al enfermo para solventar la hiperplasia que padecía a través de la resección programada, dado que el calibraje uretral con sonda CH 18 pasaba sin dificultad, y por ello el tratamiento que se le sugirió estaba indicado.

Ante esta situación, la Sala estima que sí hubo un examen previo de la viabilidad de realización de la resección que se pretendía hacer, dado que en el mes de septiembre de 2005 el paciente fue sometido a una calibración uretral, que permitió el paso de la sonda estándar y ello permite entender que si la sonda pudo pasar, es que no estaría obstruido el canal uretral y que era factible llevar a cabo la operación propuesta al administrado.

Concluye la Sala que no se ha demostrado que en el lapso de tiempo que pasó desde que se hizo la calibración hasta que se hizo la operación, pudiese esperarse normalmente que el canal quedase cerrado o sin luz suficiente para permitir el paso de lo que se utilizaría para llevar a cabo la resección que se pretendía hacer.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com