Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 23 de enero de 2012   |  Número 25
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
LAS ECOGRAFÍAS NO DETECTARON LAS MALFORMACIONES
No se vulnera el derecho de los padres a interrumpir el embarazo cuando los daños del feto no se consideran graves
No hubo mala praxis, sino una limitación inherente a la propia técnica

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha ratificado una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja que entendía que no se vulneró el derecho de unos padres a interrumpir voluntariamente el embarazo, ya que las lesiones del feto no tenían la consideración suficiente como para permitir dicha interrupción.

Durante el periodo de gestación se efectuaron las revisiones y pruebas pertinentes y habituales en el curso del embarazo, como ecografías, citología, urocultivo, análisis de sangre y orina. En todas las pruebas el resultado fue normal. Cuando nació el niño se le diagnosticó ano imperforado, por lo que se practicó una colostomía, además de padecer diversas malformaciones que le provocan incontinencia, menor capacidad de desarrollo locomotriz y menor desarrollo del brazo izquierdo.

Según el informe pericial, las anomalías son de origen congénito, que de haberse detectado con anterioridad al nacimiento, no se hubiera actuado médicamente porque el tratamiento a aplicar no se podía iniciar con anterioridad al parto. Por otro lado, en ningún caso hubiera podido efectuarse una interrupción del embarazo por razones terapéuticas ya que las lesiones sufridas no pueden considerarse graves taras físicas en el feto.

La sentencia reconoce que el alcance diagnóstico prenatal a través de la ecografía no puede alcanzar nunca el 100 por cien de certeza ante posibles anomalías. Además, como indica el protocolo de la SEGO, la tasa de detección global para todas las malformaciones no supera el 70 por ciento, tasa mucho mejor en el caso de anomalías como ano imperforado, vertebrales o comunicación interauricular, por lo que no puede considerarse mala praxis, sino una limitación inherente a la propia técnica.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com