Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 05 de noviembre de 2012   |  Número 35
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
Indemnización de 300.000 euros
No sólo constituye infracción la omisión completa de CI, sino también descuidos parciales
El Supremo corrobora el fallo del TSJ de Madrid

Ricardo Martínez Platel / Redacción. Madrid
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha condenado a la Comunidad de Madrid a indemnizar con 300.000 euros a un joven que quedó parapléjico a los 19 años tras ser sometido a una operación en el sistema sanitario público para corregir su cifosis (desviación grave de columna), al no poder documentarse que el paciente fuera informado de los riesgos y diera su consentimiento.

Tribunal Supremo.

La sentencia del alto tribunal desestima los motivos del recurso presentado por la Administración contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que en junio de 2011 fijó la cuantía indemnizatoria. El fallo incide en que la información ofrecida al paciente no está documentada, por lo que no consta  que éste tuviera acceso a una información entendible y concreta respecto de las específicas secuelas que podía acarrear la operación. Esta ausencia de consentimiento informado general responsabilidad de la administración.

El joven sufría una cifosis congénita y comenzaba a tener problemas respiratorios y neurológicos que sólo podrían detenerse con la citada operación. Los problemas se presentaron al liberar un cordón medular comprimido durante años, lo que se complicó con la infección de la herida quirúrgica causando secuelas definitivas. El Supremo subraya que no sólo puede constituir infracción la omisión completa de consentimiento informado, sino también descuidos parciales. Así, insiste la Sala en que “una cosa es la incerteza o improbabilidad de un determinado riesgo, y otra distinta su baja o reducida tasa de probabilidad aunque existan referencias no aisladas acerca de  la producción del imprevisto”.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com