Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 18 de abril de 2011   |  Número 8
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
LA ADMINISTRACIÓN NO HA RECURRIDO
Obligan a publicar una sentencia por daño moral en los tablones de anuncios
de un hospital
Osakidetza ha readmitido al médico y debe pagar el salario que dejó de percibir el tiempo que estuvo indebidamente suspendido de empleo y sueldo

Ricardo Martínez Platel. Madrid
El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Vitoria ha obligado a Osakidetza a readmitir a un médico y a pagarle todo el salario que le dejó de abonar durante el tiempo que estuvo indebidamente suspendido de empleo y sueldo. Además, el fallo obliga a la Administración a publicarlo en los tablones de anuncios del Hospital de Galdakano durante un mes, para ponerlo en conocimiento del resto de trabajadores.

Hospital de Galdakano.

El médico fue expedientado por tres faltas graves y se dictó resolución administrativa firme que le sancionaba con 20 meses de suspensión de empleo y sueldo. Sin embargo, el galeno interpuso una demanda en el juzgado de lo contencioso-administrativo. Osakidetza, sin esperar al juicio, ejecutó la sanción y despidió al médico.

Tras una primera resolución judicial que obligaba a readmitirle, hubo una segunda y definitiva que anulaba la sanción impuesta y la declaraba ilegal, por lo que la Administración le tiene que readmitir y tiene que pagar todos salarios dejados de abonar durante el tiempo que estuvo indebidamente suspendido de sus funciones.

Durante el tiempo que el médico estuvo expulsado y, aparte del sueldo, le privaron de su derecho al trabajo, se deterioró su imagen profesional, por lo que interpuso una nueva demanda en la que exigía que se declarase que al haber estado expulsado por una sanción que no era firme se le ha había causado un daño antijurídico. Además, el facultativo pedía que le indemnizasen por el daño moral sufrido y que se notificase la sentencia a todos los trabajadores del hospital.

Esta sentencia ha dado la razón al médico y ha obligado a Osakidetza a indemnizarle con 6.000 euros para resarcir el daño moral y a que durante un mes se publique el fallo en los tablones de anuncios del hospital.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com