Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 14
Acceda a nuestra hemeroteca
Nombre de la seccion
EL SUPREMO CONFIRMA UNA SENTENCIA DEL TSJ DE CATALUÑA
Reintegran los gastos médicos privados de un menor autista por inexistencia de tratamiento en la sanidad pública
Debido a que puede afectar de forma decisiva al crecimiento físico o mental del menor

Ricardo Martínez Platel. Madrid
El Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación interpuesto por el Servicio Catalán de Salud, contra una sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, donde se determina que los padres de un menor autista tienen derecho a que se les reintegren los gastos ocasionados por el tratamiento seguido en una fundación privada, donde se aplica un tratamiento, con un método que no está recogido en el catálogo de prestaciones de la Seguridad Social.

Tribunal Supremo.

La sentencia recurrida estimaba el recurso de suplicación de los padres del menor y declaraba su derecho a que el tratamiento sea a cargo de la asistencia sanitaria pública y condenaba al organismo público gestor al pago de los gastos abonados por los progenitores. El pequeño padece un trastorno generalizado del desarrollo no específico (autismo), rasgos específicos de síndrome de asperger, enfermedad de Kölher, con retrasos en ámbitos como la comunicación y el lenguaje. El niño, como refleja el fallo, además del control psicoterapéutico común y genérico para esta patología que recibe en un hospital público, sigue un tratamiento conductual intensivo en un centro privado, que se ha revelado como eficaz en la medida que desde su inicio ha experimentado considerables progresos de atención y el desarrollo de hábitos de conducta y trabajo.

Por tanto, el menor sufre una grave enfermedad que no está recibiendo tratamiento específico en la sanidad pública, con grave afectación vital para su salud y crecimiento psíquico, ya que la expresión de urgencia vital no debe limitarse a cuando se halle en peligro la propia existencia sino cuando la premura influya en algún daño irreparable a la integridad física y siempre que exista imposibilidad de resolverlo por los servicios establecidos.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com