Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 24 de octubre de 2011   |  Número 19
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona núm. 176/2011, de 11 de marzo de 2011
Retraso terapéutico en la indicación de cesárea

La Sección 16ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, en resolución de fecha 11 de Marzo de 2011, ha revocado parcialmente la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 28 de Barcelona, que absolvía a una facultativa, a una comadrona y a la Compañía Aseguradora con quien la actora tenía contratada la Póliza de Salud, de los pedimentos de ésta, revocando parcialmente dicha sentencia, en el sentido de condenar a la facultativa y a la Compañía de Seguros, por la secuela que padece en la actualidad el hijo de los actores, que tuvo lugar el día del alumbramiento, al abono de una indemnización por importe de 1.098.656,41 euros.

El embarazo de la paciente estuvo controlado desde septiembre de 1999 por la doctora demandada, sin incidencia reseñable alguna, y que, tras la rotura espontánea de aguas en su domicilio ocurrida en la madrugada del domingo siete de mayo del año 2000, la parturienta ingresó en una clínica privada de Barcelona a las 5:36 horas de ese día.

La hoja de ingreso de enfermería está datada a las 6 horas y el primer reconocimiento tocológico a cargo de la comadrona se produjo a las 6:15 horas, avisando inmediatamente a la ginecóloga que se encontraba en su domicilio, la cual manifestó que acudía de inmediato. Posteriormente se monitorizó a la demandante, desde las 6:38 horas hasta las 8:10 horas del día 7 de Mayo del 2000, momento en que se procedió a realizar la cesárea, tras la punción intra – raquídea para la inducción anestésica, apreciándose una sangrado vaginal demostrativo de un desprendimiento parcial de la placenta. También se comprobó la pérdida de bienestar fetal a través de la monitorización, por la escasa variabilidad de la frecuencia cardiaca fetal, así como las malas condiciones obstétricas (no dilatación, no modificación del cuello uterino). Finalmente, el hijo de los demandantes nació con una encefalopatía hipóxico – isquémica. De la prueba practicada, quedó acreditada la relación de causalidad entre el desprendimiento de la placenta y la patología del recién nacido. De hecho, existió unanimidad entre todos los peritos informantes al manifestar que tras la inducción anestésica se apreció el sangrado vaginal que indicaba un desprendimiento de la placenta. Asimismo, los peritos apuntaron que en la primera exploración a cargo de la comadrona ya se evidenció signos de sufrimiento fetal, lo que exigía la práctica de una cesárea urgente. Sin embargo, ésta no se efectuó hasta pasados 90 minutos, lo que influyó trágicamente en el resultado final.

La Sala consideró que la ginecóloga actuó negligentemente por no adoptar la medida asistencial más acorde con las circunstancias del caso. Su irresponsabilidad consistió en asumir, vía telefónica, la dirección “a distancia” de la situación clínica de la gestante, pese a que desde la primera comunicación con la comadrona, a las 6:15 horas, fue advertida de su ingreso en urgencias con rotura de aguas y de la presencia de signos de sufrimiento fetal. En tales circunstancias, el actuar de la facultativa, sin perjuicio de que decidiera acudir de inmediato a asistir a la parturienta, y visto que para ello precisó de una hora y media de viaje, debió consistir en indicar a la comadrona de la necesidad de recabar la intervención de otro doctor presente en la clínica, habida cuenta, lo datos poco tranquilizadores que arrojaban las exploraciones, lo que debió llevar a la ginecóloga a tomar la decisión más acorde con el cuadro clínica de la paciente, que consistía en la práctica de la cesárea urgente, en los minutos siguientes a aquella primera exploración, y no a los 90 minutos, como ocurrió en la práctica. Asimismo, la Sala decidió absolver a la comadrona por cuanto cumplió exactamente con las obligaciones asistencias propias de su cargo, ya que tras la preceptiva exploración, dio cuenta inmediata de sus hallazgos a la doctora responsable, quedando a resultas de sus indicaciones.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com