Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 11 de enero de 2011   |  Número 1
Acceda a nuestra hemeroteca

TRIBUNALES
Sufre una parálisis facial
Sacyl indemnizará con 19.830 euros a una paciente por mala praxis
La sentencia reconoce que hubo retraso en el tratamiento quirúrgico

Redacción. Burgos
El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha condenado a Sacyl a pagar una indemnización de 15.000 euros a una paciente, que sufre parálisis facial, por los daños y perjuicios sufridos a consecuencia de la asistencia sanitaria recibida en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro (Burgos). La sala de lo Contencioso Administrativo de Valladolid también ha obligado al sistema de salud de la Comunidad a pagarle otros 4.831 euros por los intereses legales de las sesiones de rehabilitación.

Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro.

Según el fallo la mujer será indemnizada con 19.831 euros. Al parecer, P.P.B., fue tratada en marzo de 2001 en el Hospital Santiago Apóstol de Burgos a consecuencia de una hipoacusia y acúfenos. Sin embargo, pasaron cuatro meses hasta que le fue realizado un TAC, cuyo resultado fue un diagnóstico de colesteoma. A pesar de ello, no fue hasta el día 3 de diciembre de 2001cuando ingresó en el Hospital Comarcal Santiago Apóstol de Miranda de Ebro para ser intervenida. Es decir, nueve meses después de acudir a la consulta y cuatro meses después del diagnóstico fue operada. Durante ese tiempo, el colesteoma aumentó de tamaño produciendo erosión y destrucción de las estructuras próximas.

Además, en la intervención quirúrgica se lesionó el nervio facial, pero no se advirtió motivo por el cual tampoco se pudo reparar en el mismo acto, “lo que claramente hubiera disminuido las secuelas”. Como consecuencia, se produjo una “parálisis facial que requirió una nueva intervención” que se llevó a cabo en el Hospital General Yagüe de Burgos, el 28 de febrero de 2003.

Ahora, la sentencia reconoce que hubo mala praxis por el retraso en el tratamiento quirúrgico pero no en la propia intervención. A pesar de las innumerables sesiones de rehabilitación, tratamientos médicos y revisiones la paciente presenta parálisis facial periférica, defecto estético grave, cuadro depresivo, úlceras corneales de repetición, deformidad y desviación de la lengua. Además, la mujer tuvo que ser intervenida de nuevo bajo anestesia general con el riesgo que ello conlleva.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com