Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 22 de febrero de 2011   |  Número 4
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
DE FECHA de 17 noviembre DE 2010
El reproche jurídico no puede basarse en un juicio ex post
Sentencia del Tribunal Supremo núm. 764/2010 (Sala de lo Civil, Sección 1ª)

La Sección 1ª de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en su Sentencia de fecha 17 de Noviembre del 2010 ha estimado el recurso planteado por una Institución Psiquiátrica ante la condena impuesta por la Audiencia Provincial en un caso de responsabilidad profesional sanitaria.

Los antecedentes del caso derivan de una reclamación interpuesta por unos padres y por la hija de estos debido a las lesiones que sufrió esta última tras precipitarse intencionadamente desde una terraza existente en la clínica psiquiátrica, donde recibía tratamiento psiquiátrico en régimen ambulatorio, habiéndole quedado como secuelas un síndrome modular completo sensitivo motor a nivel L1, grado A de ASIA, instando la reclamación de los daños y perjuicios ocasionados.

La reclamación fue desestimada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 50 de Madrid, al considerar que el centro psiquiátrico había cumplido con los protocolos establecidos para el tipo de asistencia que se le prestaba a la enferma, habiendo sido diligente en el diagnóstico de la patología así como en su tratamiento.

Sin embargo, el recurso de apelación que plantearon los demandantes contra la sentencia desestimatoria de sus pretensiones fue parcialmente estimado por la Audiencia Provincial de Madrid, al considerar que, aun cuando se trató y diagnosticó correctamente a la paciente, la clínica no carecía de las medidas de seguridad necesarias, habiendo fallado los medios de vigilancia, por mucho que la clínica prestara la asistencia en régimen ambulatorio y no custodial. Imputándole una responsabilidad empresarial, más que médica o facultativa, y condenándola a indemnizar a la paciente en la cantidad de 26.694,39 €, así como a sufragar el coste al que ascendiera la realización de obras de adaptación necesarias y consecuentes con su estado de invalidez. Concediendo igualmente a los padres de la paciente una indemnización por valor de 75.032,37 €.

En este sentido, el Tribunal Supremo, no comparte los argumentos esgrimidos por la Audiencia Provincial de Madrid, por cuanto la obligación de la clínica era de medios y no de resultados. Según la Sala, los medios fueron puestos adecuadamente por la clínica, comenzando por el diagnóstico preciso, habiendo tenido en cuenta dentro del mismo los medios con los que contaba la clínica para poder atender a la paciente, de tal forma que la constancia de antecedentes de autolisis constituía el principal elemento en la diagnosis y tratamiento, en función del cual se establecieron las medidas de vigilancia y control pertinentes.

Consideró la Sala que en ningún caso falló la apreciación del riesgo de la actividad que se desarrolla en la unidad psiquiátrica asistencial, en la que son notas características la ausencia de medidas de vigilancia especiales y la libertad de movimientos de los pacientes en razón a esa previa evaluación que, a juicio de la Audiencia Provincial de Madrid, resultó correcta, por lo que la Sala califica de contradicción la resolución de aquella dado que no se puede sostener, de un lado, que no hubo negligencia profesional médica, y trasladar, de otro lado, la responsabilidad al centro en razón de un peligro evidente y anunciado que únicamente podían advertir quienes de forma absolutamente correcta diagnosticaron y trataron a la paciente precisamente de aquello por lo que ingresó.

Todo ello le condujo a la Sala a acudir a los criterios de responsabilidad objetiva para recordarnos que no puede cuestionarse esta toma de decisiones sobre seguridad, más allá de la que resultaba razonable, si el reproche se realiza exclusivamente fundándose en la evolución posterior de la paciente, lo que se conoce como prohibición de regreso. El hecho de que se hubiera producido un resultado dañoso no determina necesariamente que se deba responder porque las medidas adoptadas resultaron ineficaces e insuficientes, pues tal conclusión, sin matices, conduce a la responsabilidad objetiva, que no comporta el sistema que regulan los artículos 1.902 y 1.903 del Código Civil.

Sentencia del Tribunal Supremo núm. 764/2010 (Sala de lo Civil, Sección 1ª), de 17 noviembre.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com