Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de febrero de 2011   |  Número 3
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
de fecha 10 de Septiembre de 2010
Las ecografías obstétricas no son infalibles aun con los mejores medios
Sentencia núm. 713/2010 del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Sala de lo Contencioso-Administrativo (Sección 1ª)

La Sección 1ª del Tribunal Superior de Justicia de Murcia (Sala de lo Contencioso-Administrativo) ha desestimado el Recurso interpuesto por una paciente contra el servicio público de salud en reclamación de una indemnización de 600.000 € por no haber detectado la sanidad pública en el curso de su embarazo las malformaciones que presentó en el alumbramiento del recién nacido.

La paciente fue asistida por los servicios sanitarios de su comunidad durante el embarazo de su último hijo. El día 13 de Enero de 2003, cuando la paciente se encontraba en la 7ª semana de gestación, acudió al hospital público por metrorragia y amenaza de aborto, concediéndole el alta cuando cesó la metrorragia.

La primera visita al ginecólogo para control de su embarazo se efectuó el día 20 de Enero de 2003, realizándose ecografía que es valorada como normal. El día 6 de febrero de 2003 se realiza otra ecografía y se solicitó analítica que fueron informadas de normales.
El día 24 de Febrero de 2003, se le practicó una nueva ecografía en la consulta privada de un ginecólogo que también se valoró como normal. El día 16 de Marzo de 2003 se realizó la prueba de triple screening con resultado de riesgo bajo de malformaciones controladas por dicha prueba. Asimismo se realizaron ecografías los días 15 de Abril, 28 de Mayo, 30 de Junio y 19 de Agosto del 2003, constando una situación normal del embarazo. Éste último día se efectuó igualmente una monitorización del feto que, al no ser satisfactoria, se remitió a la actora al hospital público para realizarse más pruebas, quedando ingresada la paciente hasta el día 23 de Agosto, fecha en que se le da el alta, una vez comprobado el bienestar fetal y la no inminencia del parto; se le practicó también ecografía sin detectar malformación alguna.

La paciente alumbró el día 27 de Agosto de 2003 a un niño que presentaba etrodactilia en ambas manos con agenesia completa del quinto dedo de la mano derecha y cuarto y quinto dedo de la mano izquierda, acortamiento del antebrazo izquierdo con agenesia aparente de cúbito. En los dos pies había también un acabalgamiento del cuarto y segundo dedo sobre el tercero. Así pues, el recién nacido fue diagnosticado de Síndrome de Holt-Oram.

De la prueba practica en el procedimiento quedó acreditada la ausencia de responsabilidad patrimonial de la Administración demanda por cuanto no concurrían los requisitos jurisprudenciales para apreciar tal responsabilidad. Ello se basa en los seis informes periciales unidos a las actuaciones, de los cuales cinco de ellos fueron elaborados por especialistas en Ginecología y Obstetricia, excepto el informe aportado por la paciente, que fue emitido por especialista en Valoración del Daño Corporal, por lo que la Sala no tuvo en cuenta sus consideraciones.
La Sala otorgó mayor credibilidad al resto de informes periciales y muy especialmente, al informe emitido por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, y consideró, con apoyo en los referidos dictámenes periciales, que la detección antes del nacimiento de las malformaciones del niño - malformaciones estructurales calificadas de menores -, el porcentaje de fallos diagnósticos llega a un 50%; que las ecografías no tienen una buena sensibilidad para el diagnóstico del tipo de anomalías como las que padecía el niño y que en el año 2003 no estaba difundida la ecografía en 3-D.

Asimismo, en cuanto al acortamiento del húmero, la Sala consideró que es una malformación que se desarrolló de forma lenta y tardía a lo largo de la gestación, por lo que su diagnóstico antes de la semana 22 resulta particularmente difícil. También tuvo en cuenta la Sala que las malformaciones eran tan sutiles que aunque las ecografías se hubieran hecho en un centro terciario, por un consumado especialista y con un equipo de gran resolución, seguramente tampoco hubieran sido diagnosticadas.

Por lo anterior la Sala concluyó que no existía responsabilidad de la Administración demandada, por cuanto el daño que alegaba la paciente no es un daño antijurídico ni existe relación causal entre los daños del recién nacido y la asistencia prestada a la paciente durante un embarazo de bajo riesgo.

Sentencia núm. 713/2010 del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Sala de lo Contencioso-Administrativo (Sección 1ª), de 10 de Septiembre.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com