Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de abril de 2012   |  Número 31
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
Indemnización de 14.550 euros por las lesiones y de 19.00 por las secuelas
Un año de prisión a un odontólogo por operar a una paciente de forma innecesaria
Realizó una cirugía oral y cinco endodoncias imprudentes

Redacción. Madrid
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un año de prisión y la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión por dos años a un odontólogo de un centro médico de Madrid que realizó una cirugía oral y cinco endodoncias a una paciente de forma innecesaria e imprudente. En la sentencia, la Audiencia desestima un recurso de apelación presentado por el acusado y confirma la sentencia del 17 de junio de 2010 dictada por el Juzgado de lo Penal número 13 de Madrid.

Además de la condena de prisión y la inhabilitación de dos años, el condenado deberá indemnizar a la afectada con 14.550 euros por las lesiones y con 19.000 euros por las secuelas que le supusieron estas intervenciones médicas. Y es que la Audiencia entiende que el acusado cometió una "imprudencia grave profesional". Se consideran hechos probados que el pasado 15 de septiembre de 2006, el acusado "faltando a las más elementales normas de actuación médica", practicó a la paciente dos intervenciones. La primera era una cirugía colgajo con injerto de hueso y membrana en cuatro cuadrantes "para curar la enfermedad periodontal que manifestaba tener y que o no existía o no tenía la identidad suficiente para practicarle la intervención".

En el curso de esta intervención, el acusado informó de la conveniencia de practicar en el momento cinco endodoncias en determinados dientes, "que tampoco tenían necesidad de ello", lo que hizo, en una única sesión, "con falta de técnica mínima que debe presidir estas intervenciones, precipitadamente y o con falta de radiografías o con la existencia de dos defectuosas". Como consecuencia de esta actuación, la paciente perdió tres piezas dentarias y requirió de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico-quirúrgico y psicoterapéutico del que tardó en curar 180 días, 111 de ellos impeditivos. "La sanidad, al fin, se obtuvo con la pérdida de tres piezas dentarias, con máximo valor estético y permaneciendo como secuela trastorno postraumático", añade.

Contra la sentencia del Juzgado de lo Penal, tanto el acusado como la aseguradora presentaron recurso, que la Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado por varios motivos. Por un lado, no prosperan tres supuestas infracciones de derechos constitucionales que el acusado dice que se han vulnerado. Se trata de la imposibilidad de realizar un interrogatorio a los testigos propuestos en el escrito de defensa (unas doctoras); y la imposibilidad de exhibición de placas radiográficas al médico forense en el acto del juicio oral. Además, el recurrente consideró que se le había situado en situación de "probatio diabólica, quebrantadora de la presunción de inocencia".

No obstante, el primer motivo del recurso denunciaba la "existencia de errores y omisión de datos en la determinación de los hechos probados". Para ello, enumera hasta diecinueve extremos fácticos que considera probados, pero, sin embargo, para la Audiencia, la mayoría de ellos "resultan irrelevantes en el relato de los hechos condenatorios" ya que se "limitan a señalar determinadas afirmaciones y datos deslavazados".

Otro de los motivos del recurso se centró en la "errónea valoración de la prueba que se dice efectuada en la instancia". La Audiencia entiende que los motivos que expone no se deben acoger pues "la razonada y razonable valoración de que la prueba de cargo y descargo ha efectuado la juez 'a quo' no puede reputarse arbitraria, ni ilógica, ni contradictoria con hechos fehacientes o acreditados en la causa". Como conclusión, la Audiencia entiende que el acusado, "en su obrar enjuiciado, ha conculcado reglas elementales que deben presidir la actuación médica y que como consecuencia de esa actuación" la paciente ha precisado "tratamiento médico odontológico y psicoterápico, con secuela de pérdida de tres piezas dentarias".

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com