Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de abril de 2012   |  Número 32
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
ENTREVISTA A ÍÑIGO DE MIGUEL, INVESTIGADOR EN LA CÁTEDRA INTERUNIVERSITARIA DE DERECHO Y GENOMA HUMANO DE LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO Y DE LA UPV/EHU
“Un médico sólo está obligado a hacer lo que la lex artis le indica”
Considera que aunque el paciente puede opinar, los profesionales tienen margen de maniobra

Ricardo Martínez Platel / Imagen: Pablo Eguizábal
Íñigo de Miguel, investigador en la Cátedra Interuniversitaria de Derecho y Genoma Humano de la Universidad de Deusto y de la Universidad del País Vasco (UPD/EHU), valora el proyecto de la ley de la muerte digna, norma que con el adelanto electoral quedó paralizada.

De Miguel considera que la ley de la muerte digna no era necesaria.

¿Cuál es su opinión sobre esta norma sobre el proyecto parado de la ley de la muerte digna?
Nunca pensé que esa ley fuera realmente necesaria. Para ser más exactos, si era necesaria esa ley, es porque hay una normativa autonómica que se está ocupando de este tipo de cosas. El problema que nos encontramos casi siempre es el mismo. Si una autonomía empieza a hacer normas sobre una materia muy concreta, las demás la empiezan a seguir. Y sin una normativa estatal parece que estamos en un grado de descoordinación, o que se están dando distintas respuestas a lo que en principio son intereses comunes de todos los españoles. En este sentido, una ley podría haber tenido un significado, pero por la temática de fondo, ésta norma no era necesaria.

¿Por su carácter reiterativo?
Sí. Casi todos los aspectos que figuraban en esta ley ya estaban en normativa anterior.

Regular como demandan las organizaciones médicas la sedación paliativa, ¿es la mejor manera de que se deje de hablar de eutanasia?
Cuando se habla de regular la sedación paliativa da la sensación de que no está regulada ya. Eso no es real. Existe una normativa, desde mi punto de vista, lo suficientemente desarrollada como para abarcar este tema. El problema está en que muchas veces no se aplica lo que tenemos, lo que genera conflictos que no se resuelven. Hay en otras países en los que existen leyes sobre sedación específicas y sigue habiendo debate sobre la eutanasia. Además, tal y como están ahora conformadas las mayorías parlamentarias no va a haber una normativa sobre eutanasia en los próximas años. Particularmente creo que ahora mismo no es una demanda inminente y no creo que sea una de las cosas más necesarias.

En teoría, esta norma daba prioridad a la voluntad del paciente, por encima de las decisiones de los facultativos. La objeción de conciencia es otro asunto que siempre está de actualidad, pero los profesionales no parecen sentirse muy respaldados.
Los profesionales deberían pensar que el hecho de que se conceda un derecho a la objeción de conciencia de por sí, ya es un respaldo muy importante hacia su labor. Es de los pocos colectivos que tienen un derecho a la objeción de conciencia. Que no sea un cheque en blanco es algo obvio, porque sería la exención de un deber jurídico, por lo que debe de tener límites. A día de hoy sigue siendo bastante cierto que un médico sólo está obligado a hacer lo que la lex artis le indica. Hasta ese punto es donde el paciente puede opinar.

Existe un importante desconcierto a raíz de varias resoluciones judiciales en las que los médicos de primaria se niegan a informar sobre la interrupción del embarazo. ¿Debe prevalecer aquí la objeción de conciencia a pesar de que no intervienen directamente?
Con sinceridad, no lo sé. El problema de la objeción de conciencia es que, como ante he comentado, la exención de un deber jurídico, por lo que depende del grado de comprensión o la conciencia de una persona. ¿Por qué se le puede reconocer a un médico y no a un administrativo? Si la tarea en cuestión plantea un conflicto moral lo suficientemente importante como para que una persona pueda no cumplir un deber jurídico, entiendo que la respuesta deber ser la misma para todos.

El experto opina sobre la modificación de la ley del aborto.

¿Qué le parece la anunciada modificación de la ley del aborto?
Hay que ver en qué se concreta. El problema real que hay con el aborto es que haya más de 100.000 casos al año, lo que no tiene ningún sentido. Algo estamos haciendo muy mal. ¿Esto se va a resolver con cambios normativos? Por lo que se apunta creo que no. Creo que hay que enfocar los esfuerzos en otro sentido.

Vivimos un periodo de judicialización de la sanidad, ¿cómo se podría evitar?
No es un problema sencillo, porque no afecta solo a sanidad. Es un tema genera. Nos hemos acostumbrado a recurrir a los tribunales por cualquier cosa. Resolver los atascos que hay en los juzgados pasa por analizar toda la estructura del procedimiento.

¿Por dónde pasa el futuro del Derecho Sanitario?
Creo que pasa por la comprensión de los avances en Medicina. Si no entendemos bien por dónde va a ir todo lo que se refiere a las nuevas tecnologías vamos a tener graves problemas.

¿Podría hacer una valoración del trabajo que ha desarrollado en estos años la Asociación Española de Derecho Sanitario, que preside Ricardo de Lorenzo?
Tengo la experiencia de trabajar con ellos y de asistir a sus congresos. Tienen un enorme mérito, porque consiguen centrar la atención en asuntos muy relevantes con gente de calidad, con la que da gusto encontrarse y debatir, y tienen la ventaja de que son plurales. Algo que no sucede muy a menudo. Los congresos son un auténtico referente de nuestro ámbito.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com