Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 23 de enero de 2012   |  Número 25
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia del TSJ de Galicia nº 891/2011, de 14 de Septiembre de 2011
Vulneración de la prestación del consentimiento informado en una intervención de recambio de una LIO

La Sección 1ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha estimado en parte el Recurso Contencioso-Administrativo interpuesto por una paciente por los daños causados en el ojo derecho tras el recambio de una lente intraocular. La recurrente fue sometida en fecha 17 de agosto de 2005 a una primera intervención quirúrgica para corregir una catarata que padecía en el ojo izquierdo, siendo el resultado satisfactorio y quedando con buena agudeza visual, por lo que se programó la cirugía de la catarata del ojo derecho. Con antelación a la primera intervención, en fecha 16 de junio de 2005, firmó el documento de consentimiento informado.

El día 1 de febrero de 2006 se procedió a intervenir la catarata del ojo derecho, previa firma del consentimiento informado el día 27 de septiembre de 2005. Al tiempo de practicar la cirugía de cristalino para extraer la catarata, se aprovechó para corregir el defecto refractivo asociado (miopía previa) con el implante de lentes intraoculares (LIO) de la potencia precisa en cada ojo.

En la primera medición de la agudeza visual que se practicó en el postoperatorio inmediato del ojo derecho, se apreció que necesitaba una corrección de +4 dioptrías para conseguir que aquella alcanzara la unidad, por lo que, dada la ametropía quirúrgica observada, se decide intervenir a la paciente para reemplazar la LIO colocada durante la intervención de catarata por otra de una potencia dióptrica que evitase esa ametropía y se acercase lo más posible a la ametropía postquirúrgica, lo que tuvo lugar el día 17 de febrero de 2006.

La intervención para recambio de la LIO resultó dificultosa a causa de repetidas pérdidas de cámara anterior, lo que obligó a reponer la misma con viscoelásticos cada vez que ello ocurría, y prolongó la cirugía más tiempo de lo habitual. Tras extraer la LIO inicialmente implantada, le fue colocada una nueva. En el postoperatorio inmediato se comprobó un edema corneal, que dificultaba la visión, instaurando tratamiento para corregirlo. En las primeras revisiones, el edema fue cediendo progresivamente, si bien, en las posteriores, volvió a incrementarse hasta que se estabilizó provocando una baja agudeza visual.

La Sala, ante los informes y las pruebas obrantes en Autos, concluye que queda acreditado que la secuela que padece la paciente es consecuencia del edema corneal sobrevenido como complicación de la tercera intervención para recambio de LIO y que solo puede ser corregida con un trasplante de cornea. Es irrefutable que en la intervención para recambio de LIO en el ojo derecho se vulneró el deber de información para la prestación del Consentimiento Informado, de modo que, aunque el oftalmólogo entendiera que estaba subsanando una complicación de la cirugía previa, esto no le eximía del deber de informar de nuevo a la paciente, ni el consentimiento prestado con fecha 27 de septiembre de 2005 para aquella intervención convalidaba el que debió someter a la recurrente en esta tercera ocasión.

Así lo exige la concepción jurisprudencial del consentimiento informado como medio de que el paciente, tras proporcionarle la información precisa, pueda tener elementos de juicio y recomendaciones profesionales que le permitan ponderar la conveniencia o no de sustraerse a la operación.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com